El último adiós


La madrugada de ese día despertamos con la noticia que en un acto performático, deja de existir el artista visual Leoni, como protesta ante la inminente pérdida de una región que representa la identidad cruceña, importante por su ecología, historia y cultura, actualmente amenazada por los avasallamientos, la deforestación e incendios forestales: la Chiquitania y sus bosques.
Como un recuerdo póstumo Leoni preparó con meses de anticipación el “Último Adiós” con reflexiones sobre nuestra identidad cultural y nuestro patrimonio natural que están desapareciendo.
Hoy lloran los abuelos chiquitanos, yarituses y abuelos piñocas, sus ojos detrás de las máscaras nos miran con tristeza y los pachochises tienen un ritmo de dolor por el desaparecer de su hábitat y su propia cultura. Ahora el pintor que los representó y los dio a conocer dice su adiós en un acto performático y va al encuentro de la flora, la fauna y la identidad cultural que murieron ante nuestros ojos y nuestra pasividad desde hace mucho tiempo.
Esta performance denuncia la inminente pérdida de una región, importante por su ecología, historia y cultura, actualmente amenazada por los avasallamientos, la deforestación e incendios forestales: los bosques. En esta analogía de la pérdida de un ser querido con la desaparición de la cultura y los bosques, es que se hace perceptible una realidad que no es para todos visible. Es necesario decir el último adiós para un nuevo comienzo.